Noticias

Muy buen articulo de ElNorte.com
Fricasé/La 0de0
El abogado del pueblo

Tomen nota, amigos lectores, de cómo pretenden el PRI y el Verde (en contubernio) que queden las leyes "anticorrupción": que el Gobierno sepa TODO sobre ustedes y su patrimonio, pero que ustedes no puedan saber NADA sobre el patrimonio de los políticos.

¿Esto es anticorrupción?

¿Esto es transparencia?

Por supuesto que no, pero así RASURARON la Ley exigida por la sociedad, la llamada 3de3, y pretenden ahora presumir que aprobaron leyes anticorrupción, pero que NO OBLIGAN a los políticos a revelar su patrimonio, ni en monto ni en ubicación ni en especie.

Mas sí, en cambio, el SAT a través de los diversos convenios que ha firmado con otros países estará enterado de TODO lo que constituye el patrimonio de los ciudadanos mexicanos.

¡Ellos sí nos pueden "vigilar" a nosotros los ciudadanos, mas nosotros los ciudadanos no podremos saber nada sobre cómo y en qué acumulan patrimonio los servidores públicos!

Lo más risible es que la aplanadora PRI-Verde en el Senado alega temas de privacidad y seguridad para justificar su gigantesca burla, legalizando la opacidad a favor de los servidores públicos.

Ello en lugar de fomentar la transparencia y la rendición de cuentas.

Increíble, acaban de perder las elecciones por andar obstaculizando la lucha contra la corrupción y fomentando los matrimonios gay con todo y adopción... ¡y siguen con la misma receta!

O son muy burros o le tienen pavor al escrutinio ciudadano, ¿qué esconderán?

Ahora que no les hagamos el favor hablando en términos genéricos diciendo "el Senado" rasuró la 3de3 y así.

Les proponemos que le pongamos nombre, apellido y cara a los enemigos de la lucha anticorrupción.

No, no fue "el Senado" el que frenó la limpieza en el servicio público, fue Emilio Gamboa Patrón, líder de la fracción priista y también de la acomodaticia "Verde Ecologista".

Hubo en el Senado oposición sensata y respetable a esta burda maniobra del priato por quitarle su valor completo a la 3de3, dejándola en una 0de0, pues carece completamente de valor si el acumulamiento de patrimonio de los políticos permanece en la total oscuridad.

Destaca por ejemplo el Senador Zoé Robledo, quien votó en contra, y en referencia a esta 0de0 que nos quieren endilgar en lugar de la 3de3 que la ciudadanía exige, dijo: "Ésta es una Ley 3de3 hecha para políticos, por los políticos y para beneficiar a los políticos, este dictamen achata y minimiza la publicidad de la información".

Algunos panistas, como Ernesto Ruffo, votaron a favor "con reservas", lo cual es lo mismo que dejarle la portería abierta a los pro opacidad para que anoten su golezote como quieran y cuando quieran.

De nueva cuenta nos enfrentamos los mexicanos ante una BURLA, una simulación, una TOMADA DE PELO por parte del partido gobernante que SIMULA luchar contra la corrupción cuando lo que hace realmente equivale a querer apagar un incendio con una coladera mientras grita "¡Miren qué fregón bombero soy!".

Esta versión "light" que no es light de la Ley 3de3 es inexistente, no es que sea menos sustancial: es que NO SIRVE PARA NADA, pues no permite que los ciudadanos vigilen el manejo honesto de los recursos e imposibilita que pueda determinar los casos en los que hay un enriquecimiento inexplicable por parte del servidor público.

Ante la exigencia de los ciudadanos y las ONGs de que los Gamboas y sus achichincles nos dieran la "enchilada completa", acabaron sacándole la lengua a los ciudadanos adornando como merolicos sus gaitas distractoras como los malos magos de circo.

¡Imaginen que el (todavía) líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, pone a su YERNO, casado con su hija y por sus pistolas encumbrado a la Comisión Anticorrupción a rendirle pleitesía verbal al "gran logro" de aprobar una Ley más inútil que la proverbial "Carabina de Ambrosio"!

Si hubiera Olimpiadas de cinismo, acapararíamos todas las medallas; y mientras tanto, México como el cangrejo, caminando para atrás en lugar de avanzar, el mundo nos deja atrás y con cada payasada que se avientan nuestros jurásicos genios no sólo acumulamos más desconfianza en el exterior, sino que además nos hemos convertido en su hazmerreír.

¿O a poco creen que con estos "shows" más vistos que las tandas del Blanquita los convencemos de que avanzamos vertiginosamente en probidad y transparencia?

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Contrapunto Mexicano (221)
José Vargas Gireud
Educación en Humanidades

Hay momentos de desaliento en los que nuestra incipiente democracia parece retroceder, como que se resigna a volver a “ser dirigida”, como ocurrió en 2012: Pero se está viendo que sólo fueron “coscorrones” que el pueblo le atizó al PAN, como castigo por haber dejado pasar 12 años sin haber desmantelado los grandes sindicatos “nacionales”, que le han permitido al PRI falsear la democracia por tanto tiempo, aunque los gobiernos de Fox y de Calderón hayan sido aceptables en muchos otros aspectos. 

Hoy, en las recientes elecciones, el pueblo, el sabio pueblo mexicano, devolvió los “coscorrones” al PRI, para que entienda que, una cosa en castigar al PAN por estarse “haciendo al pulque” en la corrupción impune, y otra muy diferente permitir que el PRI vuelva a su funcionamiento “normal”. 

Eso nos lleva a felicitarnos que sigue funcionando uno de los tres avances democráticos que hemos logrado: Las elecciones siguen estando en manos de los ciudadanos en lo que a organización y funcionamiento se refiere, aunque es cierto que esa “fortaleza ciudadana” está amenazada por la dificultad de impedir la propaganda indebida y por su contaminación de “partidismo” en sus niveles superiores, todo lo cual hay que combatir hasta erradicarlo. 

Los otros dos avances logrados son: Una relativa libertad de expresión, de prensa y de manifestación; Y un cierto equilibrio de Poderes, tanto en el aspecto de funciones ejecutiva, legislativa y judicial, como de niveles federal, estatal y municipal. Este último logro es posible que ahora se fortalezca, si es que el PAN y el PRD abandonan sus contubernios con el PRI y vuelven a respetar sus respectivos principios políticos.

Todas estas son soluciones a corto plazo, pero ¿Qué hay del largo plazo? Pues hay que convencer al pueblo de la urgente necesidad de una buena educación para todos y en todos los niveles, sobre todo en las humanidades, cuyas piedras angulares son la filosofía y la historia y evolución humanas. Estas disciplinas son esenciales para poder entender la problemática mundial globalizada y, por tanto, poder tomar las medidas adecuadas para sortear los obstáculos con éxito. Claro que ello implica exigirles a los políticos que sean eminentemente cultos y bien intencionados, para que puedan conducir el barco nacional con la mano experta del capitán y del piloto. 

Esa sería la manera de lograr que nuestros gobernantes dejen de hablar como monigotes, ya que nuestro Presidente Peña Nieto y su asesor y mano derecha Osorio Chong, parecen creer firmemente que “gobernar” es ir ofreciendo al pueblo “caramelos y chocolates” de obras y mejoras concretas, callando, claro está, cómo es que se otorgaron y supervisaron. 

¿Qué podría negociar nuestro Presidente Peña Nieto con un gobierno americano encabezado por Donald Trump? Quizás lo único que se lograría sería convencer a Trump de nuestra “inferioridad” por dejarnos gobernar por monigotes. Y ¿Con un gobierno encabezado por Hillary Clinton? Quizás fuera más compasiva y le pondría una tarea fácil, como la de legalizar los “homomonios”. 

Resumiendo: Es urgente que el sabio y valiente pueblo mexicano mejore radicalmente la calidad de su educación, sobre todo en el área de las humanidades, para que quienes quieran ser sus líderes políticos, sean unos verdaderos y bien intencionados expertos en esas disciplinas.

La opinión de 

Daniel Butruille

A la hora que escribo esta líneas, es muy temprano para anticipar resultados de la jornada electoral; sin embargo, resulta claro que el PRD desapareció como partido político y que su única salvación electoral es la alianza con el PAN. ¿Qué significa esto en el aspecto ideológico para estos dos partidos? No queda claro que la mezcla de la derecha (supuesta) y de la izquierda (imaginaria, la de Cuauhtémoc Cárdenas) tenga sentido para gobernar. Solamente tiene sentido para derrotar al PRI. ¿Algo puede ofrecer como plan de gobierno que no sea evitar que robe el PRI para permitirles a ellos robar? ¡Ojalá alguien conteste esta pregunta para salvar el país de la partidocracia, el peor de los males que nos espera, saber si nos robará el colorado o el azul mezclado de amarillo! Por otro lado, parece que la dispersión de votos y la aparición de Morena como fuerza nacional hará cada vez más evidente la ingobernabilidad que resultará de gobiernos minoritarios sin autoridad, sin legitimidad popular y sin capacidad real de definir lineamientos ni prioridades estatales sin recurrir al autoritarismo y a la imposición. La pluralidad política no es negativa para el sistema político, pero mientras no sea asistida de la segunda vuelta electoral, la que obliga a encontrar los consensos para gobernar en beneficio de la mayoría, será más causa de parálisis política que de generación de soluciones para el bienestar del país. Ojalá se siga buscando la reforma política exigida para quienes creemos al mismo tiempo en el pluralismo político y en la capacidad democrática de conciliar los intereses de las corrientes ideológicas. (Si es que todavía existen realmente las corrientes ideológicas y no solamente las corrientes de asaltantes de presupuestos). 

 

Contrapunto Mexicano (220)

José Vargas Gireud
Retos Ante los Mexicanos

Considero urgente que los mexicanos reforcemos nuestra “unidad en visión, valores y propósitos” en vista de las dos tormentas políticas que están ensombreciendo nuestro horizonte:

La primera en el tiempo, pues ocurrirá a fines del presente año, es la tendencia de una gran parte del pueblo americano de retrotraerse en el aislamiento y la xenofobia, al disponerse a oír los “cantos de sirena” del demagogo Trump, lo que les permite cerrar los ojos ante los grandes problemas que enfrentan: Que la enorme actividad humana está deteriorando el medio ambiente del Planeta, y que el rapidísimo avance de la tecnología está permitiendo la creación de enormes nuevas empresas que, con su eficiencia multitudinaria, hacen desaparecer millones de empleos, sin que ninguna nueva legislación permita hacer el proceso menos severo para los menos preparados. 

La segunda podría ocurrir aquí en nuestras elecciones generales del año 2018, si es que permitimos que la única “opción” que tengamos sea la de escoger entre: A) Un candidato del PRI comprometido con la corrupción impune y ofreciendo garantía de tapadera a todos los desfalcos anteriores, y; B) la demagogia encubridora de sindicatos “nacionales” y otros más “rayitos de esperanza” que les ofrece AMLO (¿Con cargo a quién?) a las “grandes mayorías” ¿Queremos imitar a Venezuela? 

¿Qué hay poco tiempo para responder o evitar que sucedan estas “tormentas”? Pues empecemos a trabajar desde ahora ¿Por dónde empezar? Propongo dividir el trabajo entre el corto y el largo plazos: 

El de corto plazo sería principalmente acuerdos a nivel ONG’s, asociaciones profesionales, sindicatos independientes, cámaras, etc., para buscar alternativas a “la dupla infernal”, ya sea con candidatos independientes, o apoyando una alianza PAN-PRD que funcione. 

La de largo plazo sería la de llevar a las colonias, barrios y poblados la prédica de que la búsqueda del bien común, aunque a veces implique sacrificios a los intereses personales, es la única ruta efectiva, probada y segura para llegar a tener todos un nivel de vida aceptable, en un estado de derecho y con una democracia plenamente vigente. 

Claro que la mejor prédica es la del ejemplo: Si la gente no ve que haya cambios radicales en el comportamiento público de los de “clases altas”, seguirán muy renuentes a distraerse buscando el bien común, en vista de los duros cometidos que tienen que solventar para “írsela jugando”. 

Bueno, parece que el destino está poniendo a los mexicanos ante unos difíciles retos circunstanciales: Veremos si podremos superarlos.

 

 

Contrapunto Mexicano (219)
José Vargas Gireud
Política Mexicana Emergente

Cuando a un problema socio-político no se le ve solución fácil, ni camino claro para irla resolviendo, es cuando más conviene analizarla bien, para ponderarlo adecuadamente e ir planeando y ejecutando las acciones necesarias para irlo resolviendo, por desacostumbradas y difíciles que parezcan. A continuación trataré de describir la problemática mexicana actual:

 

Primero, una clase empresarial grande muy permeada por la corrupción, convencida de que el sistema actual conviene a sus intereses personales, por lo que tienen que “hacerse al pulque”. Por eso usan su poder “camaral” sólo para proteger “su tajada” cuando a ciertos funcionarios gubernamentales se les esté pasando la mano, al “servirse con la cuchara grande”. 

 

Segundo, una clase media empresarial chica o empleada, muy trabajadora y con buenos principios morales, pero muy dividida y desorientada sobre lo que debe hacer por la comunidad. 

 

Tercero, clases de bajos ingresos y deficiente educación, quienes ven muy difícil el ascenso, por lo que pueden desmoralizarse y acceder al crimen, o pueden optar por “jugársela” en la emigración, o, como la mayoría, resignarse a “irla pasando”, lo cual los hace fáciles y dispuestos “clientes” de los partidos políticos, que algo les dan por su adhesión incondicional. 

 

¿Cuál parece ser la solución? Pues movilizar a la clase media, a los líderes de los marginados y a los pocos grandes empresarios conscientes de la necesidad de buscar el bien común, y proponerles una limpieza general de nuestro sistema socio-político. Esa movilización requiere de una adhesión muy firme a la justicia basada en la ley y a la búsqueda infatigable del bien común. 

 

¿Cómo proceder en la práctica? Pues apoyando candidaturas independientes de líderes o personajes comprometidos a seguir por ese camino, como hicieron los nuevoleoneses hace casi un año: A esto le podríamos llamar “La Política Mexicana Emergente”. Conviene, como parte del esfuerzo general, ir siguiendo muy de cerca los problemas de nuestro gobierno estatal, interviniendo al máximo en tratar de limpiar al Poder Legislativo, pues es esencial que los ciudadanos tengan ahí verdaderos representantes. Hay que apoyar al Poder Judicial y a quienes quieren limpiarlo y fortalecerlo y combatir a quienes tratan de que siga sucio al debilitarlo. 

 

A nivel de todo el País, hay que tratar de que el PAN y el PRD vuelvan a ser verdaderos partidos de oposición y que el mismo PRI se convenza de que ya no puede seguir atenido al paternalismo clientelar que tan buenos resultados le dio durante el ascenso sostenido de 1938/40 a 1968/70: Ahora son otros tiempos que requieren de democracias no “dirigidas”, sino dirigentes. 

 

Urge que actuemos según estas líneas generales, pues es probable que la situación internacional se nos oscurezca sobremanera, por el sesgo proteccionista y aislacionista que está ofreciendo el ya casi candidato Trump, y para nada nos conviene que nuestro Presidente, Enrique Peña Nieto, se siga comportando como un “monigote” movido por hilos invisibles. Para evitar que siga así, debemos hacerle sentir la fuerza de nuestras demandas democratizantes.