Noticias

Por más que han querido vendernos que el de Jaime Rodríguez Calderón es un "Gobierno ciudadano" o que "El Bronco" es raza y está del lado del pueblo, el tema del Presupuesto estatal demuestra por qué el Gobierno y los ciudadanos siempre van a estar en bandos opuestos que, como el agua y el aceite, nomás no se pueden juntar. Porque no importa lo popular que se crea, lo independiente de Partidos Políticos que sea o lo coloquial que acostumbre su trato y su discurso, lo cierto es que el Gobierno del Bronco es igual al de todos anteriores o futuros, pues antepone sus intereses y su supervivencia a cualquier necesidad o estatus de los ciudadanos. A la hora de sus planeaciones, "El Bronco", Fernando Elizondo, Manuel González y los demás, le están haciendo igual que todos, necesitan que los ciudadanos paguen por las acciones chuecas y derechas que han hecho y siguen haciendo los que ocupan los palacios y oficinas del Poder, llámense como se llamen. Un ejemplo: Los nuevoleoneses tienen que seguir pagando Tenencia -impuesto que en otros Estados ha desaparecido-, porque el Gobierno está en números rojos. ¿Acaso los ciudadanos pusieron al Gobierno en semejante déficit? Yo no. ¿A usted le preguntaron cuando las dependencias se estaban sobregirando o cuando estaban gastando sin ton ni son en cosas tangibles e intangibles con moches al por mayor? A mí nunca. Lo peor del caso es que mientras el ciudadano tiene que pagar por cosas que el Gobierno hizo, el Gobierno en turno se la pasa en excusas increíbles: "No habrá aumento para los burócratas en los altos niveles de Gobierno, sólo seguirán ganando lo mismo". ¿Y por qué no rebajarles el sueldo a la mitad? Y de adelgazar el tamaño de la burocracia ni hablar -por más que haya sido promesa de campaña-, pues ahora resulta que no hay corazón o disposición para despedir a los cientos o miles de burócratas que pueden sobrar. Lo dicho: el Gobierno protege a los del Gobierno, y que el Pueblo siga pagando. Que quede eso de lección para aquellos que hayan comprado alguna vez el rollo ese de que el Gobierno puede ser uno mismo con los ciudadanos sólo porque nos dicen raza, como si fuéramos iguales, cuando no lo somos. El Gobierno y sus burócratas viven en su mundo oficial a expensas del Pueblo, mientras los ciudadanos tenemos que seguir habitando en el bando contrario, en este mundo real siempre frío y calculador. En este mundo, si nos sobregiramos un mes, lo pagamos caro, con intereses y recortes desde el mes siguiente, pues no hay patrón que nos aumente el sueldo o cliente que pague de más por nuestros bienes o servicios, sólo porque les digamos que en la casa nos excedimos en el gasto. Ni aunque demostremos que no fue nuestra culpa. Mundos opuestos, pues, que siempre han estado muy claros, pero que ahora veo que confundieron a "la raza" que de pronto se queja por las acciones de sus gobernantes. Tal parece que olvidaron que El Bronco y sus huestes no dejan de ser políticos, por más simpáticos y carismáticos que parezcan. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Mientras a invitación de Evolución Mexicana se desarrolla en Nuevo León un debate de altura sobre la alternativa de la segunda vuelta electoral para propiciar legitimidad y posibilidad de gobernabilidad en estos tiempos de pluripartidismo, a nivel nacional, los líderes de la partidocracia la usan cómo argumento partidista para rechazarla. Manlio Fabio Beltrones y César Camacho de un lado y Agustín Basave del otro lado la rechazan (¿tendrán las mismas razones el PRI y el PRD para rechazarla, alguna vez han coincidido en sus argumentos políticos? ¡Sería novedad!) Ricardo Anaya del PAN por su lado la apoya. Para Manlio Fabio, es "una herramienta reciclada en la imaginación (¿qué querrá decir con esto el "reciclado" de Manlio Fabio?) y no muy novedosa (por ser conocida ¿es desechable?) que lejos de garantizar la gobernabilidad, genera un Congreso dividido y un Ejecutivo incierto". César Camacho no se enreda tanto. Solamente afirma que "No nos gusta...para nosotros es un tema intransitable". Gracias por la explicación tan sofisticada. No esperábamos más de un líder tan inspirado. Para Agustín Basave, "es una solución cortoplacista y efímera". En su opinión, es una solución sobrevalorada". Será probablemente la razón por la cual más de 70% de las democracias pluripartidistas la han adoptado en el mundo, de las cuales 13 de los 18 países latinoamericanos. Pero aquí en México, la partidocracia sabe mejor. Sabe que la segunda vuelta obliga a los consensos, a hacer política para hacer programas de gobierno conjuntos, y no deja los partidos seguir dictando sus intereses a un país entero. ¿A poco creen que el Pacto por México al estilo Enrique Peña Nieto se puede repetir cada seis años? Solamente si encuentra líderes corruptos como Gustavo Madero y Jesús Zambrano que negocian a espaldas de sus partidos, con un gobierno igual de corrupto. México no es una isla en los países que aspiran a la democracia. Quizás la verdadera pregunta es saber si la partidocracia aspira a la democracia. Hay serias razones para dudar. PD: Muchas gracias a Leonardo Valdés y a Jesús Cantú por su contribución tan valiosa a un debate que dejó muy satisfechos a todos los asistentes. Seguimos creyendo que se puede construir con el dialogo y las propuestas. Rechazamos las posiciones dogmáticas de una partidocracia conservadora que le da la espalda al cambio y al pueblo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Contrapunto Mexicano (186)
José Vargas Gireud
Moralidad y Política

 

Para entender la fuerza que por momentos está tomando, entre los sectores más conservadores del pueblo norteamericano, las simplonas y nacionalistas políticas propuestas por el magnate Donald Trump en su candidatura a la Presidencia de los EUA, me parece conveniente tratar de estudiar este caso hasta sus raíces:

 

Los moralistas, psicólogos y antropólogos, como Jonathan Haidt muestra e su libro "The Righteous Mind", ya se están poniendo de acuerdo en cuáles son los principios básicos de comportamiento que heredamos de nuestra evolución homínida, las cuales forman el "alambrado" provisional de nuestro cerebro al nacer, pero que luego adquieren su forma definitiva a través de un largo proceso de educación, el cual varía según nuestro tipo de cultura y de posición social.

 

Ese acuerdo señala que las cuatro normas básicas son las siguientes: 1) Cuidar de otros y no dañar a ninguno; 2) Ser equitativo en el manejo y reparto de recursos y no hacer trampas, engaños ni fraudes en nuestro provecho; 3) Ser leales a nuestro Grupo y respetar a sus autoridades y no ser traidor ni subversivo; y 4) Llevar a cabo nuestras necesidades fisiológicas con criterios de pureza y privacidad y no de contaminación ni promiscuidad.

 

Esta es la base común a toda la humanidad en toda su variedad de civilizaciones, religiones, ideologías, comunidades, etnias y tribus, pero aún así en la práctica resultan miles de enfrentamientos por las dos causas siguientes: A) La menos grave es causada por las diferentes interpretaciones y matices que a esas normas se le dan, según la cultura o posición social de los involucrados; y B) La más grave actualmente es que si la Norma 3 no se refiere a toda la humanidad, sino sólo a una religión, cultura, nación o comunidad, entonces lleva directamente al enfrentamiento entre ese "grupo" y el resto del mundo.

 

¿Qué es lo que está haciendo Trump? Pues simple y sencillamente diciendo que la Norma 3 se aplica sólo exclusivamente a los EUA. Y no le falta razón jurídica para decirlo así, pues su constitución (y las de casi todos los demás países) así lo ordena, clara y puntualmente ("Por mi Patria, tenga o no razón"). En cambio en la ONU, que supuestamente "representa" a toda la humanidad, sólo son obligatorios aquellos acuerdos voluntariamente aceptados y EUA tiene, junto con otras 4 "potencias", el poder de veto sobre cualquier posible acuerdo.

 

¿Entonces? Pues que lo que está causando la crisis económica global actual es que la humanidad, en su conjunto, está llegando al tope de su crecimiento según las reglas del Sistema Capitalista, tal y como "neo-liberalmente" se aplica, por razones ecológicas de dimensiones planetarias, tales como el calentamiento de la atmósfera por la enorme y creciente emisión del gas CO2 por las combustiones que mueven a la industria, la extinción de especies animales y vegetales, que harán a los ecosistemas más frágiles y vulnerables, teniendo todo como base al crecimiento geométrico de la población humana.

 

Así que el problema es el siguiente: La estrecha postura nacionalista jurídicamente correcta y fácil de encender por el instinto de "lealtad de grupo", pero que llevaría irremisiblemente al enfrentamiento internacional, como el nacional-socialismo de Hitler; O una política realista, difícil de predicar y explicar, pues implica frenar el crecimiento económico en aras de asegurar un futuro sostenible para las generaciones siguientes (Norma 1).

Atte.- JVG.- 05-11-15

Contrapunto Mexicano (185)
José Vargas Gireud
Militares y Transparencia

 

Hay quienes igualan el hecho de que se haya nombrado a un militar para encabezar la Seguridad Pública del Estado de Nuevo León, con el supuesto de que se pretenden violar los derechos de muchas personas y ocultar la ineficiencia, reservando por siete años el Registro de la Información. Si esto fuera cierto, entonces me parecería que el nuevo Gobierno "Independiente" estaría cometiendo una doble pifia, por las siguientes razones:

 

La Primera es que se estaría degradando e infamando los muy convenientes nombramientos de personas profesionalmente educadas en el mantenimiento del orden para encabezar e integrar esos puestos, como lo son los oficiales del Ejército y la Marina, siempre y cuando se cumplan con las siguientes condiciones: Que se hayan retirado de sus puestos militares y que su historial personal dentro y fuera de las Fuerzas Armadas haya sido honorable.

 

La Segunda, es que me parece insostenible y, por lo tanto, falso, el implícito supuesto de que la eficiencia en garantizar la seguridad pública requiere de una completa secrecía. Al contrario: Un público bien enterado de cuáles y cuántos son los ofensores que se están persiguiendo, cuáles son sus estrategias y tácticas, cómo protegerse de ellos, qué, cómo y cuándo avisar a las autoridades, por ejemplo: posibles residencias de jefes de maleantes, métodos para amenazar y cobrar, etc., sería una ayuda invaluable y estrictamente necesaria para los encargados del mantenimiento de la seguridad pública.

 

Igualmente, se debe publicar los costos de dicha persecución, tanto en policías caídos como en ciudadanos afectados y hasta las bajas de los mismos ofensores, para que el pueblo tenga una idea cabal del tamaño y tipo de la lucha que debe respaldar y apoyar.
Claro que siempre habrá datos que se requiera ocultar a los maleantes y, por tanto, también al público en general, tales como todas las operaciones futuras planeadas, la identificación de los perseguidores, la residencia de sus familias, los datos proporcionados por informantes y quejosos del público, etc., pero ello no requiere de ninguna opacidad, sino que son requerimientos concomitantes con el oficio, perfectamente sabidos y aceptados.

 

La plena apertura de los avances logrados o los contratiempos sufridos, las dificultades encontradas y los medios requeridos, creo que daría como resultado un apoyo pleno y un bien ganado respeto del público a quienes los defienden, tal y como, por regla general, se les da a sus equivalentes en todos los países del Primer Mundo. Pero esos muy necesarios apoyos y respetos hay que ganárselos en el campo y en los mandos, con hechos y con verdades, no con opacidades, violaciones, ni ocultamientos innecesarios y contraproducentes, que muchas veces se usan para ocultar la ineficiencia.

 

La ineficiencia en la procuración de la seguridad pública normalmente tiene las siguientes causas en los países del Tercer Mundo: a) Falta de conocimientos en los procedimientos a seguir, agravada por la falta de equipo y armamento adecuados; y b) Trabas y "líneas" que les marcan desde arriba las autoridades corruptas; c) Esto se refleja en una desmoralización del personal que deja de sentirse obligado a arriesgarse en lo más mínimo. El público detecta o adivina estas fallas y pierde toda confianza y respeto por sus "defensores".

 

Así que, Sr. Gobernador, usted decidirá si quiere la confianza y el respeto del pueblo que votó por usted en forma mayoritaria, esperando un bienvenido cambio hacia el respeto y la confianza mutuas, o volvemos al "ahi se va" de siempre.

 

Atte.- JVG.- 28-10-15

Contrapunto Mexicano (184)
Democratizaciones de España y de México

 

En la edición de octubre de la revista "Letras Libres" dedicado a España aparece el artículo del escritor matritense Antonio Elorza titulado "Una Historia Inacabada" en la que describe magistralmente las razones y circunstancias que permitieron la difícil y peligrosa, pero muy bien lograda, democratización de España a partir de 1975, las cuales, en resumen, cree que fueron las siguientes:

 

Ni la Derecha ni la Izquierda tenían una preponderancia aplastante: La Derecha porque Franco había centralizado de tal modo el poder, que los múltiples grupos ultra-nacionalistas, católicos y militares que los que se apoyaba, al faltar él resultó que no había acuerdos ni concordancia de propósitos entre ellos, ni siquiera dentro de las Fuerzas Armadas. La Izquierda, aunque más multitudinaria, estaba aún más dividida y sin acuerdo de políticas comunes, pues iban desde un Partido Comunista muy golpeado y con sus líderes en el exilio desde hacía 37 años, hasta un socialismo democrático que nunca se había podido organizar políticamente.

 

Estas mutuas debilidades fueron las que, en opinión de Elorza, fueron las que llevaron a los españoles por el difícil pero seguro camino de los acuerdos básicos y las mutuas concesiones: Por ejemplo, las Fuerzas Armadas aceptaron, a regañadientes, la legalización del Partido Comunista y siempre y cuando el recién repatriado Santiago Carrillo declarara públicamente su reconocimiento de la Monarquía, cosa que él aceptó, haciendo de tripas corazón. Luego, esa Monarquía aprobada por todos, salvó a España del golpe de estado militar que el Rey Juan Carlos, con laudable entereza, hizo abortar en 1981.

 

¿Qué lecciones podemos sacar en México de este magnífico ejemplo español? Pues, creo yo, que es necesario llamar a un nuevo Congreso Constituyente que de cabida a todos los grupos ciudadanos y partidistas que estén de acuerdo en que su cometido básico será el de erradicar y evitar drásticamente la corrupción impune de muchos gobernantes y de una parte de la sociedad, que se avienen a ser sus paniaguados.

 

De las mutuas concesiones que deben hacerse, creo que las más importantes son: De la Izquierda, la de aceptar prohibir efectivamente que en los contratos colectivos de trabajo, sobre todo en los de los Sindicatos "Nacionales", contengan cláusulas de inclusión y de exclusión y se sustituyan, explícitamente, por la obligatoria libre contratación, por parte de las empresas paraestatales, como PEMEX y CFE, entre todos los ciudadanos mexicanos que mejor llenen los requisitos de capacidad y conocimientos requeridos para cada puesto. Esto quitaría el indebido poder político que usurpan los líderes de algunos de esos sindicatos, como los de PEMEX, que dan lugar a prácticas tan cínicas y dañinas como las "ordeñas" de ductos de combustible y a costos de producción muy altos debido a la flagrante ineficiencia y al obeso exceso del personal. Por parte de la Derecha, sobre todo del sector empresarial, deberán renunciar a todas las mañosas o indebidas reducciones o exenciones de pagos de impuestos y ser sometidos a todos los controles ecológicos que aseguren la sana conservación del medio ambiente.

 

El mundo entero está llegando a un punto en que, parece, que ya se requieren hacer cambios socio-políticos profundos, en vista de los "topes" al crecimiento económico y demográfico que la conservación ambiental planetaria está exigiendo: Por lo que mal le iría a México si seguimos jugando esta peligrosa ruleta de engaños y desconfianzas entre el Pueblo y sus gobernantes.

 

Atte.- JVG.- 21-10-15