Noticias

El Ing. Jaime H. Rodríguez C., gobernador constitucional del Estado de Nuevo León no entiende que no entiende. O se hace loco (que no es lo mismo que ser Bronco) al igual que Peña Nieto. ¿Será contagioso cuando llega uno a cierto nivel de poder entre promesas, mentiras, contradicciones y ambiciones exageradas? El juego tiene límites. Decir que no dijo lo que dicen que dijo cuando existen grabaciones claras y sin atenuantes, es remar contra la corriente. No podrá hacerlo mucho tiempo de esta forma, o la mitad de su gabinete tendrá también que enfrentar la realidad con su propia congruencia y definir si aceptan seguir a un mentiroso. Los ciudadanos que votamos por ellos seremos implacables y los últimos 57 meses de gobierno serán un infierno. Jaime Rodríguez no entiende que el problema de Monterrey VI no es un problema financiero como pretende explicarlo ahora. Monterrey VI es un problema de sentido común ecológico en primer lugar. Decir que el agua del Pánuco es la única solución para asegurar la disponibilidad de agua para Monterrey y su área metropolitana a largo plazo es una mentira. Ya muchos se lo han explicado, pero por conveniencia prefiere aceptar las razones del Presidente. Existen varias soluciones alternas, mucho menos costosas y ecológicamente más razonables. Monterrey VI es una mentira. Todavía no se le ha calculado su costo real, aún sin la APP escandalosa, y menos con la nueva Ley de Aguas que viene escondida entre las maletas de Peña Nieto y su clan de 40 ladrones descarados. Que Peña condicione las ayudas a Nuevo León a la continuación del proyecto descartado de Monterrey VI es algo que por dignidad de Nuevo León el Bronco debe rechazar. Más vale resolver los problemas sin ayuda que ceder a un chantaje tan absurdo. El día 7 de junio de 2015, un millón de electores nuevoleoneses dijeron no a la corrupción y no a la partidocracia. No dijeron sí a la sin vergüenza, no dijeron sí al engaño, no dijeron sí al entreguismo a Peña Nieto y tampoco dijeron sí a las falsas declaraciones de buena fe. El Bronco todavía está a tiempo para decir que no dijo lo que creímos haber oído y que no entendimos bien lo que él pensaba haber dicho. Y se lo agradeceremos. Seguramente pedirá más paciencia. Ha sido lo más claro que hemos entendido durante estos primeros cien días. Esperamos un mensaje más claro. ¿Ya estará listo? PD: Es difícil entender el alarido de triunfalismo del Presidente y de la ridícula declaración hecha en presencia del gabinete en Palacio Nacional para celebrar la captura del Chapo. Afortunadamente para ellos, lo ridículo ya no mata. Si no, ya estarían todos muertos o agonizando. Es como si estuvieran celebrando al cajero que devolvió al millón de pesos que se había robado. Pobre presidente, pobre gobierno, ¿pobre país? Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Contrapunto Mexicano (197)
José Vargas Gireud
El Problema Económico de México

 

Está circulando en la red un ensayo titulado "Desigualdad Extrema en México" del Dr. (en economía) Gerardo Esquivel, del Colegio de México, el cual puede resumirse como sigue:

 

Muestra que el índice de desigualdad Gini (1= máxima; 0= nada) que en 1984 era de 0.45 empeoró a 0.52 en 1996, luego se recuperó algo a 0.47 en 2010, pero subió a 0.47 en 2014. Este índice en sí no está malo, pues es parecido al de Estados Unidos, aunque en nivel económico mucho más bajo, sino que el problema es que no mejora. Luego nos muestra una gráfica que clasifica a la población mexicana en un 45% de muy pobres o pobres, un 35% de clase media con carencias y un 20% sin carencias. Otra vez, esto no está tan mal comparado con el resto del Tercer Mundo, sino que el problema reside en que no ha mejorado en los últimos 30 años: La causa de este estancamiento es, desde luego, el bajo crecimiento de la economía mexicana en esas tres décadas, pues apenas ha ido igualando al crecimiento demográfico, por lo que los índices cualitativos han permanecido estáticos.

 

Hasta aquí sólo hay que reclamarle al Dr. Esquivel que no nos dice la causa del no crecimiento económico, sino que sólo hace más dramática la situación al hacer un estudio detallado del crecimiento de las fortunas de 4 billonarios mexicanos, Slim y otros 3. Pero ¿Qué propone este economista para resolver estos problemas? Pues nada menos que convertirnos en un Estado Social que garantice a toda la población una buena educación, una atención médica aceptable y una alimentación suficiente y nutritiva. ¡Qué magníficas metas deseadas por todos! Pero, y aquí está el pero más básico: ¿Cuál Estado Social de los Mundos Segundo o Tercero ha logrado, en la práctica, no sólo en la teoría, hacer realidad estas metas? ¿La antigua URSS o la nueva Rusia, China, Cuba, Venezuela o Bolivia? Ninguna, a pesar de sus enormes burocracias.

 

Ahora, si se refiere a los "Estados Providencias" del Primer Mundo, como los Países Escandinavos, entonces el problema sería cómo subir nuestro nivel de vida de 10,000 a 50,000 dólares per cápita por año, pues aún con niveles entre 20,000 y 30,000 dólares tienen problemas para ello países como Grecia y España. Así que, Dr. Esquivel ¿Cómo dar ese salto tan enorme? Pues el señor propone: Una política fiscal progresiva, impuestos prediales altos, pago de tenencia de automóviles e impuestos a la herencia y al patrimonio, además de subir el salario mínimo y fortalecer el poder de gestión de los sindicatos. Magníficas propuestas, si es que pueden irse logrando por honestos y eficientes gobiernos, sin provocar huída de capitales e hundimiento de la economía.

 

Eso parece también tener en mente el Dr. Esquivel, pues propone "exigir al gobierno transparencia y rendición de cuentas" (Ya se las exigía Dracón a los aristócratas atenienses en 660 a.C.), pero si le agrega las enormes burocracias que se requerirían para que el "Estado Social" tratara de proveer y mantener a toda la población, sin que ella misma se generara la riqueza necesaria para llegar a ese nivel de vida, entonces estaría proponiendo una utopía: Una burocracia enorme no puede transferir riqueza de unos a otros, en primer lugar porque la mayor parte de ella se quedaría entre sus uñas. En vez de eso, se requiere sólo una pequeña y profesional burocracia, que se desempeñe eficiente y honestamente en darle al pueblo los servicios públicos necesarios y en preservar el estado de derecho que permita una leal y fructífera competencia.

 

Así que la utopía del Dr. Esquivel nos lleva, por oposición, al convencimiento de que el camino por recorrer empieza por sanear al gobierno, legislar impuestos progresivos bajos a la renta y altos al consumo, implantar el estado de derecho y dejar que el trabajo competitivo general vaya creando la riqueza necesaria para, entonces sí, acceder a las buenas educación, medicina y alimentación a las que todos tienen derecho.

 

Atte.- JVG.- 05-01-16

Contrapunto Mexicano (196)
José Vargas Gireud
Panorama del Año 2015

 

Quizás la noción más importante que fue asentándose en grandes grupos de la población mundial, fue el convencimiento de que las diferencia entre los Mundos Primero, Segundo y Tercero no son sólo sus niveles de vida promedio, que son respectivamente de 42,000, 7,200 y 3,500 dólares por habitante por año o PIB per cápita, sino que además existen enormes diferencias en las mentalidades colectivas, las cuales serán muy difíciles de superar, si por ello entendemos el llegar a igualarlas con la plena vigencia de la democracia liberal, capitalista y con conciencia social que rige en el Primer Mundo.

 

Revisando al Segundo Mundo, que incluye básicamente a los Ex-Comunistas, con dos grandes variantes: La antigua URSS y sus satélites por una parte y China por el otro, a los que se pueden agregar también Turquía e Irán, por provenir de autoritarismos populistas. Las poblaciones de todos estos países están tan hechas y acostumbradas a gobiernos "fuertes", que al navegar por aguas liberales les parece que están cayendo en la anarquía o el desorden.

 

El Tercer Mundo es tan variado que es difícil decir algo que sea común a todos, ni siquiera sobre su nivel de vida, pues varía desde casi 10,000 dólares en Latino América y cerca de ello en los Países Árabes, hasta unos miserables 1,400 y 1300 en el Indostán y en África Tropical. Y no sólo en eso difieren sino también en el tipo de ideología, siendo la más extrema la del Mundo Islámico, pues está haciendo explosión la divergencia entre una minoría extremista de la población, que considera a la religión como la parte medular de la política y una mayoría que estaba tratando de limitar los aspectos religiosos al ámbito particular, imitando en ello a la Civilización Occidental, que también se formó en una religión monoteísta, pero que desde hace más de tres siglos y luego de muy prolongados enfrentamientos, pudo excluir toda postura religiosa del manejo de los asuntos públicos. Hace un siglo y medio que México, por su Guerra de Reforma e Intervención, se agregó a esa separación y también lo ha hecho el resto de Latino América.

 

Otro problema muy grande que enfrenta todo el Mundo, pero que es específicamente grave en el Primero, en que el modus operandi del Sistema Capitalista está llevando a causar daños al medio ambiente planetario, que pueden ser irreversibles si no se toman medidas urgentes y difíciles en contra del uso de combustibles fósiles. Además, muchas de las gigantesca empresas multinacionales, ya no se están comportando como suponía la teoría económica que se inicia con Adam Smith, pues están dirigidas por empresarios profesionales que sólo son dueños de un pequeño porcentaje de las acciones, por lo que sus decisiones no reflejan ya lo más conveniente para la enorme empresa que manejan, sino aquello que a ellos más les convenga en lo particular: Esto requiere de un cambio fundamental en las leyes que protejan los intereses de los millones de propietarios de esas empresas y del comportamiento de las mismas en el Tercer Mundo, donde frecuentemente se suman a la corrupción prevalente, muy redituable para ellos.

 

Todos estos problemas, como son el freno del crecimiento económico por fallas internas del capitalismo actual y su desordenada globalización y la explosión de la ideología extremista islámica, llevaron a que una parte de la población, la menos educada de los Estados Unidos y que resiente más estos efectos del enorme y no controlado capitalismo actual, sigan ciegamente a un potente demagogo que ha aparecido en la escena política presidencial, Donald Trump, que promete engañosamente soluciones arcaicas que serían contraproducentes, como las de disminuir el control sobre esas enormes empresas y cerrar los ojos ante el calentamiento global, expulsar a los migrantes ilegales mexicanos y prohibir la entrada de musulmanes.

 

¿Cómo se desarrollarán y enfrentarán estos problemas en el año 2016? Mucho de ello se decidirá en la campaña presidencial norteamericana y México tiene la obligación de influir en ella.

 

Atte.- JVG.- 28-12-15.

Contrapunto Mexicano (195)
José Vargas Gireud
Laboratorio de la Democracia

 

El Estado de Nuevo León se está convirtiendo, hasta a nivel mundial, en un importante laboratorio donde nuestra incipiente democracia está avanzando, penosa pero firmemente, para dejar atrás los fingimientos y mentiras tercermundistas, hasta alcanzar una mejor relación entre la teoría democrática y la práctica correspondiente en el manejo de los asuntos públicos.

 

Para darnos cuenta de en qué nivel tan bajo de práctica democrática nos catalogan los primermundistas, basta leer el reciente artículo de "The Economist" titulado "El Silencio de Los Pinos", basados en una frase de Héctor Aguilar Camín, en el cual puntualizan la aparente impotencia del Presidente Enrique Peña Nieto para dar respuestas claras y sinceras a los grandes problemas que se presentan, aparentemente porque quedan fuera de lo que "puede" decirse en los acartonados y falsamente optimistas cartabones de discurso que todos los priístas, y ahora también muchos panistas y perredistas, consideran, como un acto de fe, que es el único que "se debe" pronunciar.

 

En un artículo anterior de esa misma revista, un reportero británico que recorrió todo México, compara el nivel de vida del norte del País con el de Corea del Sur y el nivel de los Estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas con el de Honduras.

 

Ya sabemos que aquí en Nuevo León el pasado mes de junio más de la mitad de los ciudadanos votaron por un gobernador independiente de cualquier partido, y también vamos sabiendo que las primeras confrontaciones entre este nuevo Poder Ejecutivo Estatal y el Congreso local, mayoritariamente partidista, le van dando la razón a esa valiente e inteligente mayoría ciudadana neoleonesa: Muchos diputados locales se están portando, perdonando la expresión, como perros a los que se les ha quitado su hueso, lo cual era de esperarse de los priístas, pero no que los panistas se les unieran en esa retrógrada y negativa postura. El nuevo Ejecutivo muestra su novatez en cómo capotear estos problemas, pero, afortunadamente, también muestra su decisión de seguir adelante hasta ir corrigiendo la corrupción mediante la presentación de sólidas demandas administrativas y penales en contra de los ex-funcionarios del Gobierno.

 

Ya se logró que, por fin, que el Congreso nombrara a un Auditor Superior del Estado y el Ejecutivo nombró a un político de altos vuelos y buena trayectoria como Subprocurador Anticorrupción, por lo que podemos ser optimistas de que se vayan tejiendo fino los casos contra los desfalcos perpetrados en los dineros del pueblo.

 

¿Qué debemos hacer los ciudadanos neoleoneses para que este "laboratorio" rinda los resultados esperados? Pues no dejarnos llevar por la euforia de haber logrado algo fundamental, sino seguir reforzando nuestra actuación organizada, sobre todo aquellas indagaciones sistemáticas, como ¿Alcalde, Cómo Vamos? de la que todos los Presidentes Municipales del Área Metropolitana se están, mañosamente, tratando de zafar. Además: A) Seguir presionando a los diputados locales, sobre todo a los panistas, para que no sigan ignorando el mandato de sus electores y no se sigan aliando convenencieramente con los del PRI, y B) Vigilar a todos los funcionarios del Poder Ejecutivo para detectar fallas y malos comportamientos.

 

Para darnos ánimos en llevar a cabo estos esfuerzos y sacrificios, podemos legítimamente sentirnos que, como laboratorio vivo, estamos ayudando no sólo a todo nuestro País, sino también siendo un modesto ejemplo para todo el resto del Tercer Mundo.

 

Atte.- JVG.- 21-12-15

A Mauricio Fernández Garza urge recetarle un examen de repaso para validar sus conceptos democráticos. Será alcalde en función, será heredero de una de las principales fortunas del país, pero si ya existiera la revocación de mandato, sería sujeto a una petición ciudadana para solicitarla en forma inmediata. ¿En qué país se admite que un alcalde mande por un tubo a sus electores y administrados? ¿En qué país un alcalde se niega a reconocer que los ciudadanos son sus jefes? ¿Quién paga su salario? ¿En qué país un funcionario público puede permitirse denunciar a sus electores y administrados como "absolutamente equivocados y absolutamente desubicados"? Su majestad por derecho divino, Mauricio 1°, tercera versión, perdió los estribos, en menos de 45 días de haber regresado a un palacio municipal que tanto lo hace sentirse realizado. Independientemente de la calidad de su relación con la plataforma ciudadana "Alcalde, ¿cómo vamos?" y de quienes la encabezan, el alcalde de San Pedro no tiene derecho de expresarse cómo lo hizo el día de ayer, y la comunidad entera de San Pedro espera que presente disculpas públicas a las organizaciones, a la ciudadanía en general y ofrezca trabajar en forma abierta y transparente con los organismos que solamente buscan ayudar, apoyar y vigilar las administraciones públicas, para el bien de todos. Ojalá lo entienda. De la misma forma, y mal inspirado por el ejemplo del prepotente de San Pedro, el diputado Marco González, coordinador de la bancada del PRI en el Congreso, debe revisar su idea de lo que es un representante popular cuando afirma "que los organismos intermedios deben mantener su distancia en los temas del Congreso local, pues no son sus jefes." ¿Quiénes son sus jefes? Tal reconocimiento público de lo que significa la partidocracia sale en forma espontánea. Fue más allá el diputado cuando culpó a los organismos intermedios de llevar responsabilidad en el fracaso de las dos convocatorias anteriores para elegir a un Auditor. Estamos frente a una tormenta perfecta, con la afirmación simultánea de un alcalde panista y de un diputado priista que rechazan la injerencia de los ciudadanos en su quehacer. ¿Quién los puso ahí? ¿A quién van a servir? Los dos señores están bien confundidos sobre el sentido de lo que significa un mandato. Ellos no han dejado de ser mandatarios ni los ciudadanos y sus electores, los mandantes. Que lo entiendan cabalmente es indispensable para que funcione la democracia. Y que nos pongamos a trabajar juntos. No unos contra otros como parecen dispuestos y deseosos de hacerlo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.