Noticias

Contrapunto Mexicano (201)
José Vargas Gireud
La Cultura General.- I

 

Para caer en cuenta de para qué sirve que mucha gente tenga lo que llamamos "cultura general", la clase dirigente sobre todo, pero en cierta medida también todo el pueblo, tendremos que darle un repaso a la problemática más básica de nuestro tiempo:

 

En todo el mundo se está ahora haciendo más notoria una desorientación general que lleva a mucha gente a dudar de cuáles deberán ser los caminos a seguir, ya que carecemos de una visión clara de cuál deba ser el futuro deseable. Esta carencia se ve claramente en las elecciones norteamericanas en curso, en las cuales cualquier demagogo puede inventar rutas simplonas a seguir.

 

Si comparamos nuestro tiempo con los finales del siglo XIX y principios del XX, que aquí en México corresponden al Porfiriato, veremos que todo el mundo estaba de acuerdo en que el modelo a seguir era el de un progreso material ilimitado, pero acompañado por sólidos principios morales, arraigados en fuertes tradiciones, muchas de ellas de carácter religioso. Pero si aún con ese gran acuerdo general ocurrió que, por el hecho de contraponerse en la práctica las metas concretas de unas clases sociales con otras o de unas grandes potencias con otras, todo desembocó en las terribles tragedias de las Dos Guerras Mundiales (en México en la Revolución), veremos que ahora quizás estemos en un peligro mayor. Esas guerras, si bien aceleraron mucho el progreso material, también rompieron muchos de los principios morales que hasta entonces estaban vigentes.

 

Aunque podemos decir que, al final, afortunadamente ganaron "los buenos", pero estos ya estaban divididos, tanto en la teoría como en la práctica, sobre cuál era el camino ideológico a seguir, unos el capitalismo liberal y otros el comunismo estatista, entrando ambos bandos en una "Guerra Fría" que duró casi medio siglo, y de la que salió aparentemente triunfante el primero de ellos, como cantó en "Fin de la Historia" Francis Fukuyama.

 

Pero en realidad resultó que ese triunfante capitalismo pronto se embarcó en una "Globalización" comercial, la cual no apreció que sólo funcionaría justa, equitativa y constructivamente si es que lograba que estuviera debidamente reglamentada a nivel mundial: Esto será imposible mientras las grandes potencias no acuerden y pongan el ejemplo de ceder parte de su soberanía al organismo mundial de la ONU. Otros problemas enormes acechaban al sistema "triunfante": La inoperancia de las empresas de tamaños gigantescos, la mayor velocidad de los avances tecnológicos que la capacitación de la gente para manejarlos y la legislación adecuada para controlarlos y, para rematar, el problema más grande de todos: Los daños por explotación desenfrenada de los recursos naturales, que pueden llegar a ser irreversibles, al ecosistema planetario.

 

Una de las razones por las cuáles estos enormes problemas no se detectan y combaten a tiempo, parece ser que es la muy fuerte tendencia a la especialización de los conocimientos y, por tanto, al alcance de las actividades personales, y a una carencia pasmosa de lo que podemos llamar "la cultura general", a la cual podemos definir como "aquellos conocimientos necesarios para sintetizar armónicamente todos los aspectos de una cultura".

 

En el siguiente artículo trataremos de ver en qué consiste esa "cultura general", cuáles son sus componentes básicos, cómo se impartiría para que se fuera permeando en toda la población y cuáles dirigentes deberán cultivarla de modo más profundo, de manera de llegar a hacerla el marco obligado de sus actividades públicas.

 

Atte.- JVG.- 03-02-16

Contrapunto Mexicano (200)
José Vargas Gireud
De Columbus a Trump

 

El 9 de marzo de 1916, hace casi 100 años, el Gral. revolucionario Fco. Villa asaltó la población de Columbus, N.M., lo que provocó la Expedición Punitiva norteamericana, al amparo de una cláusula del Tratado de Gpe. Hidalgo de 1848, que permitía a ambas naciones cruzar la frontera común en persecución de "indios salvajes".
Dicha Expedición duró desde el 14 de marzo de 1916 hasta el 5 de febrero de 1917.

 

Actualmente el pre-candidato a la Presidencia de EUA, Donald Trump, amenaza con expulsar a 7 millones de mexicanos indocumentados y construir un muro fronterizo. Estas acciones serían mucho más dañinas, para ambas naciones, que lo fue la famosa Expedición Punitiva, cuyo objetivo principal, la captura de Villa, no logró.

 

¿Por qué actualmente encaramos esta peligrosa posibilidad? Pues porque gran parte de la población norteamericana, la de menores ingresos y, por tanto, más deficiente educación, está frustrada por fenómenos de alcance mundial, que no comprenden a fondo, y que son: A) Un sistema capitalista ya inadecuado, por falta de regulación apropiada para la realidad actual, porque las enormes empresas son dirigidas por consejos de administración cuyos integrantes son dueños sólo de una pequeña parte del gigante que manejan. B) El hecho de que la actividad humana explotadora del medio ambiente tiene ya un impacto tal sobre el ecosistema que lo está dañando a escala planetaria; Para evitar que esto se haga irreversible, se requieren tomar medidas difíciles e impopulares a corto plazo, pero salvadoras a largo plazo. C) Un mundo globalizado pero sin reglamentación obligatoria adecuada, por falta de cesión de parte de la soberanía de las potencias a la ONU, de manera que ocurren resultados que pueden ser convenientes para los dirigentes de enormes empresas, pero no para muchos trabajadores no calificados a quienes no se les capacita para que vallan al corriente de los avances tecnológicos.

 

Esta frustración existe porque no hay en EUA políticos "centristas", conocedores y valientes que expliquen bien estos problemas y propongan las medidas difíciles pero salvadoras que son necesarias; Es por eso que el campo de la popularidad ha sido usurpado por políticos extremistas "de derecha", quienes atizan esas frustraciones y temores, a veces recurriendo a la xenofobia, por ejemplo contra mexicanos y musulmanes, achacando a todos las acciones de unos cuantos. Lo más notable y triste del caso es que esos extremistas de derecha, apoyados por la Cadena FOX de TV, han tenido un éxito relativo en desvirtuar el magnífico desempeño de la Administración del Presidente Obama, quienes a)Han manejado tan bien la economía que su moneda ascendió de valor contra todo el resto del mundo; b) 30 millones de personas han tenido acceso al seguro médico y c) Han manejado en forma tan prudente y constructiva las relaciones internacionales que han evitado guerritas que no conducen a nada y logrado que Irán renuncie, bajo estricta supervisión, a su desarrollo de armas nucleares.

 

¿Qué nos toca hacer en México? Pues avanzar lo más rápido que podamos en darnos un gobierno no corrupto y que, por tanto pueda enfrentar con serenidad y valentía estos grandes problemas internacionales, ahora más complicados aún por el crimen organizado del narcotráfico. ¿Cómo avanzar en esa limpieza política? Pues aquí en Nuevo León podemos tener la clave si logramos que nuestro Gobierno Estatal siga en su cometido de campaña de evitar los saqueos de las arcas públicas y denuncie y persiga a quienes lo hicieron en las Administraciones pasadas ¿Cómo pasar luego al nivel nacional? Debemos estudiar y adaptar a nuestro caso la magnífica acción de limpia que se acaba de llevar a cabo en nuestra vecina Guatemala, donde se forzó a renunciar a su Presidente y luego se le persiguió penalmente hasta encarcelarlo: Si logramos hacer algo equivalente primero aquí en Nuevo León, creo que, como una avalancha, nos caerán luego los apoyos de los demás compatriotas y, entre todos, llevar a cabo lo que hasta ahora nos perece casi irrealizable.

Atte.- JVG.- 27-01-16

Contrapunto Mexicano (199)
José Vargas Gireud
Principios, señor Gobernador

 

Sería natural que a los tres meses y medio de haber ascendido al puesto de Gobernador independiente de cualquier partido, para el que lo nombraron más de un millón de ciudadanos neoleoneses, señor Jaime Rodríguez Calderón, usted tuviera titubeos y lentitudes en sus programas de gobierno y exceso de pleitos con el Congreso local en manos de partidistas: Eso sería aceptable, pero no ninguna desviación en la ruta de la moralidad pública, que implícitamente el electorado le señaló como mandato, al aceptar las dos promesas básicas de su campaña: A) Terminar con el saqueo de fondos públicos, entre otras cosas con proyectos obscuros y malolientes como Monterrey VI; y B) Presentar demandas administrativas y penales contra el Ex – Gobernador Rodrigo Medina y sus secuaces y antecesores.

 

Esos dos asuntos, señor Gobernador, no son negociables ni debe de haber retrocesos ni excusas que los adulteren o los hagan "de mentiritas", porque implican principios de comportamiento público básicos ¿Qué el gobierno anterior firmó algunos compromisos con grandes contratistas a quienes habría que indemnizar si no se cumplen con ellos? Déjelos que pleiteen, señor Gobernador, e involucre esos pleitos entre los cargos administrativos y penales que su gobierno debe tener ya muy avanzados contra Medina y su pandilla ¿Qué se va a echar encima al Presidente Peña Nieto? Pues de eso se trata, precisamente, don Jaime, de combatir al sistema corrupto desde su propia cabeza, tanto para que más duela como para que sea efectivo ¿Qué va a perder el puesto y quizás hasta la vida por ello? Pues entonces sería ya un líder popular con un arrastre tremendo o bien un héroe, cuyo ejemplo y recuerdo serviría muchísimo para la lucha que tendrá que seguir.

 

¿Qué el ascenso y triunfo de usted fue pura pantomima urdida por un PRI temeroso de perder ante el PAN? Pues aún así ahora tiene usted la opción de quedar mal con los listillos corruptos pero seguir siendo líder o héroe para los neoleoneses quienes, con o sin razón, creyeron en usted o, mejor dicho, en los rumbos políticos con los que usted decía que estaba comprometido y que propugnaría en su gobierno.

 

Hay también muchas otras cosas difíciles por hacer: Garantizar la seguridad pública con buenas, capaces, honradas, bien equipadas y aseguradas policías; mejorar mucho el nivel de la educación pública en todos los niveles; hacer funcional la participación ciudadana en todos estos cometidos y también, ¿Por qué no? Hacer propaganda, principalmente con el ejemplo, no sólo con grilla, de esta manera de gobernar, si va bien y no se descarrila por miedo o por conveniencia, a las demás regiones de nuestra patria.

 

Así que, en este momento crucial de su gobierno, tiene usted una opción muy clara: Ser listillo, corrupto y rico o estar emproblemado y hasta perseguido, pero muy apreciado y estimado: Usted decide, señor Gobernador, pero sin palabras, sino con hechos en esos dos asuntos básicos y en la tónica general de su administración y su liderazgo.

 

Atte.- JVG.- 20-01-16

En el sistema político mexicano, la partidocracia se nutre del contribuyente. Al igual que las plantas parásitas lo hacen con las plantas saludables, los partidos políticos han diseñado leyes que les permiten alimentarse del erario público, empobreciendo a los ciudadanos para que ellos puedan prosperar. ¿Les importa la pobreza omnipresente? Miles de millones de pesos se traspasan así legalmente de nuestros ahorros a las arcas de unos partidos que los gastan sin controles ningunos y en provecho de unos cuantos líderes y de sus compinches. Algunos partidos usan estos recursos para asegurar su permanencia en el poder y comprar cada vez más voluntades. Otros partidos prefieren repartirlo descaradamente entre los líderes que se bañan en dinero, ellos, sus familiares y amigos y cuando acuerdan, procuran alimentar la caja para las próximas elecciones. No necesitamos dar nombres ni ejemplos ya que son evidentes y de varios colores bastante familiares. Cuando el PRI perdió su principal fuente de ingresos al tener que ceder la presidencia de la república y el control del presupuesto federal, en el año 2000, lanzaron la operación "Gobernadores recaudadores". Gobernadores que usaron los presupuestos estatales bajo su control para sustituir la fuente federal, más segura, pero momentáneamente cedido a un contrincante de otro color. Los gobernadores recaudadores hicieron a escala del Estado lo que solían hacer los jerarcas a nivel federal. Endeudar la entidad y desparecer este dinero fresco para que vuelva a aparecer en las cajas del partido y en los bolsillos de los líderes, temporalmente desprovistos de alimento federal. Así tuvimos en Nuevo León a Nati y a Rodrigo, Coahuila tuvo a Humberto Moreira, Veracruz a Fidel Herrera, y a Javier Duarte y Chihuahua a César Duarte y podemos seguir sin riesgo de equivocarnos con otros tantos estados y seudo políticos que se dedicaron a endeudar sus estados sin poder explicar en que habían utilizado los recursos. También hubo de los azules en este juego de sifón. Aquí en Nuevo León, con la derrota electoral de la partidocracia, se secó la fuente principal de efectivo para muchos políticos. Principalmente los de rojo. ¡Alerta! Pero la necesidad es madre de la innovación. ¿No podemos chupar del erario estatal? Ni modo, solamente quedan los municipios. Y otro atraco a los pobres contribuyentes con incrementos desmedidos al impuesto predial, principal fuente de ingresos de los alcaldes. 20 a 30% de incremento en el 2016 y cómo las necesidades y las ambiciones son muy grandes, amenazan con incrementos del 50% para el 2017. Cuando el contribuyente habrá vomitado su último peso a favor del erario público para beneficio de los partidos políticos, y de los dizque políticos, cuando a pesar de tantas contribuciones permanezcan los baches traidores, las luminarias descompuestas y los drenajes tapados, entonces, nos vendrán a suplicar en nombre del bien común. ¡Quizás este día, cuando ya no haya dinero que robar, podremos cambiar la suerte de este país!
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Contrapunto Mexicano (198)
José Vargas Gireud
Centenario de un Año Terrible

 

La Primera Guerra Mundial, que había empezado en agosto de 1914, para principios de 1916 ya se había convertido en una enorme tragedia en la que habían muerto 3,865,000 soldados de todas las Grandes Potencias Europeas, es decir excluyendo a Estados Unidos y a Japón. Esto nadie se lo había siquiera imaginado que podría suceder, menos planeado ni propuesto ¿Por qué, entonces, había ocurrido?

 

Los historiadores están de acuerdo en que la razón principal es que los europeos occidentales no se habían dado cuenta de lo mucho que se habían fortalecido en los últimos 100 años, en los siguientes dos aspectos: Primero, en que el porcentaje de ciudadanos había aumentado del 10% a casi el 100% de los hombres adultos, por lo que una guerra decisiva se podrían pelear con millones de hombres, en vez de con unas cuantas decenas de miles, como antaño; Segundo, porque la Revolución Industrial les había proporcionado mucha artillería de tiro rápido y ametralladoras, además de las redes ferrocarrileras y carreteras para aprovisionar a esos enormes y costosos ejércitos.

 

A estas dos razones básicas se sumó el hecho de que el Sistema Bipolar de Alianzas que se había formado, enfrentaba a dos grupos muy parejos: Por un lado, a la máxima potencia militar, el Segundo Imperio Germánico, aliado con los Imperios de Austria-Hungría y Otomano y, por el otro, a la República Francesa y el Imperio Ruso Zarista, a quienes se agregaron el Imperio Británico e Italia.

 

La super-tragedia de 1916 consistió en que, viendo el fracaso de de los dos años anteriores, ningunos gobernantes se atrevieron a decirle a sus pueblos que todo había sido un trágico error, por lo que había que detener la guerra y ofrecer una "paz blanca", sin ganadores ni perdedores, porque todos temían que entonces los iban a culpar de la muerte inútil de muchos soldados. La decisión definitiva la tomó Alemania, que había perdido 850,000 soldados: Había fallado su famoso Plan Schlieffen, tanto contra Francia en 1914, como contra Rusia en 1915, así que cuando el Kaiser les preguntó a los generales del Estado Mayor que cómo se podría ganar la guerra, le contestaron que ningún plan garantizaba el éxito: Que la única forma segura era "desangrar" al enemigo con batallas "de atrición", es decir de castigo, hasta que ya no pudiera más. El Kaiser aceptó esta horrible alternativa, por lo que procedieron a planear la Batalla de Verdun, que empezó en febrero e iba a durar, día y noche y mes tras mes, hasta julio. Francia, efectivamente se estaba desangrando, por lo que en julio sus aliados aceptaros sus ruegos y lanzaron sus respectivas batallas de atrición contra Alemania, Rusia su Ofensiva Brusilov y Gran Bretaña la Batalla del Somme, con lo que, entonces, Alemania también se empezó a desangrar en tres batallas. En ese terrible año de 1916 murieron 4,100,000 soldados y en los años finales de 1917 y 1918 otros 4,500,000, para un total de 12,500,000 de soldados muertos por todas las causas (y por todas las patrias), en los 52 meses que duró la guerra.

 

Ese de 1916 fue el año en que "se le botó la canica" a Europa, es decir en que se rompieron sus valores más profundos: De sus bajos fondos surgieron los sistemas "totalitarios" que iban a sumir al mundo en la aún más terrible Segunda Guerra Mundial.

 

¿Qué conclusión podemos sacar aquí en México de esta terrible lección? Pues que cuando tengamos problemas graves y difíciles, como los son la criminalidad organizada y la corrupción generalizada, sospechemos que es muy probable que nuestros gobernantes decidan tomar medidas tan estúpidas y contraproducentes como la que tomó el Káiser en enero de 1916, en vez de reconocer que se cometieron errores o que se tomó el camino indebido, pero que están dispuestos a rectificar: Le temen más a "quedar mal", a "perder Imagen" que a asumir la responsabilidad que les corresponde.

 

Atte.- JVG.- 13-01-16