Noticias

La primera reunión de "Gober, ¿cómo vamos?" fue cómo una ronda de observación en una pelea de box. No hubo ni un solo golpe intercambiado. Los dos participantes regresaron a su esquina respectiva sin haber intentado pegar y sin haber sentido ninguna amenaza de recibir aún que sea un intento de golpe. Regresaron a su vestidor respectivo sin haber siquiera justificado la función ni el despliegue del público que atendió. La sociedad civil (cada vez más pintando a una versión empresarial de la sociedad civil), no tuvo ni motivos de disparar porque todavía, a 4 meses y medio de iniciado el nuevo gobierno, no se fijan metas, no se determinan objetivos y solamente se espera a que el contrincante acabe de acomodarse en su esquina. El gobierno, porque todavía alega que no acaba de trazar el plan estatal de desarrollo (cada vez más de mano del Consejo Nuevo León, es decir de los empresarios que lo integran), y porque cada día se queja más de la pésima condición en la cual encontró el Estado. Total, nadie quiere hacer daño a nadie y la plataforma corre el peligro de desperdiciar su primer año de vida en falsas consideraciones, cómo si nadie supiera a qué se iba a enfrentar en su rol respectivo. ¿Estaba preparado para gobernar el candidato independiente o solamente venía a demostrar la vulnerabilidad de un sistema corrupto? ¿Existe una visión de gobierno por parte del gobernador independiente, o se le acabó la inspiración porque solamente quería demostrar la fuerza de la mercadotecnia política? ¿O se va a someter a lo que le dicten los empresarios del Consejo Nuevo León? ¿Tendrá la plataforma "ciudadana" una visión propia de lo que espera del gobierno? ¿O se someterá también al dictamen que establezcan los organismos empresariales miembros de la plataforma? Un gobierno independiente constituye una magnífica oportunidad de dictarle sentencia a la partidocracia que está desangrando al país, físicamente, financieramente y moralmente. Pero frente a esto, necesitamos una sociedad civil más civil y menos empresarial. Necesitamos que más allá de indicadores económicos de desempeño impregnados de neoliberalismo, podamos también presentar indicadores que expresen un Estado social y el deseo de corregir los desequilibrios económicos y sociales que impiden el progreso del Estado. Hay otras alternativas de desarrollo que permiten no sólo la prosperidad de las empresas sino también el crecimiento de las clases sociales desprotegidas. La compasión social, cómo lo establecía el Consejo Nuevo León en su primera propuesta, no es una solución aceptable en una sociedad equilibrada. "Gober, ¿cómo vamos?" es una plataforma poderosa para asegurar la participación ciudadana. No dejemos que se transforme en una plataforma de una elite ciudadana que no representa la verdadera sociedad nuevoleonesa.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Contrapunto Mexicano (203)
José Vargas Gireud
Buena Ley, Mala Implementación

 

Siguiendo con el reciente asunto de la liberación de cuatro hombres que en 2012 habían plagiado y asesinado a un empresario sampetrino, conviene precisar nuestra postura al respecto, para luego poder trazar un plan de acción para ir corrigiendo, a fondo y desde su base, la situación.

 

1.- Creo que hay acuerdo general en que el nuevo Sistema Penal Acusatorio, que fue recomendado por la ONU a México para sustituir el complicado y lento sistema anterior, es muy bueno, tanto por proteger los derechos de la gente, como por ser sencillo y fácil de impartir.

 

2.- Pero como toda herramienta o aparato nuevo, hay que saber manejar este nuevo Sistema: Somos un país soberano: Nadie nos puede imponer, y no creo que nadie lo haya pretendido, el implementar de golpe y porrazo algo para lo que estamos preparados políticamente: Si nuestros legisladores fueron tan despreocupados y "seguidores de línea" que lo único que supieron hacer cuando se les presentó la presente ley fue "levantar el dedo" cuando se les dijo, nada nos impide exigirles a los legisladores ahora en funciones que hagan una ley de implementación del nuevo Sistema Penal Acusatorio que se ocupe de lo siguiente:

 

3.- Que cada Estado analice cuantitativa y cualitativamente su capacidad para procurar e impartir justicia, o sea: A) El número de policías, agentes, fiscales, jueces y personal especializado necesario, así como la capacidad de los edificios para alojarlos y para alojar a los presos; B) Cómo dónde y con quienes impartir la formación cívica y ética del personal, su capacitación profesional, su equipamiento y armamento para persecución y los laboratorios forenses necesarios para autopsias y evaluaciones científicas de pruebas.

 

4.- Mientras esto se complementa e implementa, lo cual puede tomar años y felices días, debemos disponer de una ley transitoria de procedimientos para el período intermedio que prevenga y corrija "sobre la marcha" las verdaderas fallas ocurridas, procurando, por ejemplo, el apoyo legal que al principio de negó por error, pero averiguar también si esos malos procedimientos no fueron deliberados, porque entonces no deberán ser considerados como fallas sino como sobornos que deberán ser castigados de inmediato.

 

No somos niños chiquitos a quienes se les manda una ley y tienen que implementarla tal y como lo hacen los países del Primer Mundo, porque, simple y sencillamente, no estamos preparados para ello, porque todavía no ascendemos a ese nivel, aunque debemos procurarlo con todas nuestras fuerzas. Lo que debemos y podemos hacer es legislar para el período intermedio de implementación, que seguramente será largo y costoso, pero así se evitarán estas estúpidas y malolientes injusticias, que nacen de nuestro prurito de no saber reconocer lo que somos y donde estamos: Nos da vergüenza decir que somos del Tercer Mundo, por lo que tenemos que adaptar lo que recibamos del Primero a lo que estemos en posición de ir manejando.

 

Si este período de transición es muy difícil tratar de "venderlo" a nivel nacional, creo que aquí en Nuevo León estamos en mucha mejor posición para implementar este período transicional, a pesar del endeudamiento en que nos dejó la Administración anterior: Pero considero que es tan importante este asunto de la buena procuración e impartición de la justicia, que debemos declarar ante nuestro Gobernador "independiente" que preferiremos diferir obras públicas en aras de avanzar en este primordial asunto, siempre y cuando se maneje con la transparencia y la participación ciudadana necesaria.

 

Atte.- JVG.- 10-02-16

Interesante fenómeno político en USA , para reflexionar

Opinión Invitada / Luis Marcelo Villarreal: Allá Bernie... y acá nomás no

 

Así como un hambreado ve un pastel a través del aparador, México presencia cómo Bernie Sanders y su empate virtual con Hillary en Iowa y su seguro triunfo hoy en New Hampshire está revolucionando la política en Estados Unidos.

 

¿Cómo pasar de ser un testigo antojado a ser una democracia envidiable? Podemos empezar por extrapolar a México los aciertos de Bernie, que no merecen adjetivo menor a históricos, fenomenales y fregones.

 

1. El auge integral de simpatizantes. La campaña de Sanders ha estado caracterizada por el fenómeno conocido como "grassroots", que se da cuando la gente común se une para apoyar a un candidato por convicción y no por la esperanza de que si gana su gallo los llevarán al baile o de perdido un lonche les caerá.

 

Como un imán, especialmente con jóvenes, Bernie ha roto récords de asistencia en muchas ciudades donde tiene un mitin.

 

Esto sorprende, ya que no se podría dibujar un candidato tan contrario al político-estereotipo: es muy mayor de edad, desgarbado, no se peina, trae la corbata mal hecha, a veces no se le entienden algunas palabras, en fin, es como un "Doctor Chapatín" versión judía de Brooklyn.

 

Su postura sobre la desigualdad de ingresos tocó una fibra profunda, sobre cómo el 0.1 por ciento de la población en Estados Unidos tiene la misma riqueza que todo el 90 por ciento de la población junta, culpando de esta desigualdad a los bancos trasnacionales y a Wall Street buscando regularizarlos.

 

2. Donaciones sin ataduras. Su promedio por donación es de 27 dólares, no ha tomado un dólar de grandes millonarios ni de los "Súper PACs", a diferencia de otros candidatos.

Con su apoyo de "grassroots", Sanders rompió el récord de donaciones con 3 millones 250 mil. El anterior era de Obama con 2 millones 200 mil en su reelección del 2012.

 

Si bien los "Súper PACs" son legales, se manipulan para fondear ilegalmente a un candidato.

 

Acá de este lado, en México, no nos andamos con tecnicismos, simplemente se dan apoyos ilegales, porque los partidos tienen la confianza de que los castigos son realmente multas irrisorias que las pagan con recursos públicos.

 

Para identificar a un candidato auténtico en México, necesitamos descalificar al que vendió su alma al diablo por unos pesos, al que reparte tarjetas de despensa para comprar votos o al que hace propaganda política prohibida a través de celebridades.

 

3. Las televisoras perdieron su reinado. De 857 minutos de cobertura total a candidatos, Sanders obtuvo 10 minutos de cobertura, comparándolo con 234 de Trump y 110 de Clinton.

 

Si hubo un plan mediático para debilitarlo, reforzado con la constante mención de las nulas posibilidades frente a Hillary, citando encuestas que lo colocaban perdiendo por 25 puntos, todo esto se fue al caño. Iowa demostró la incapacidad de las televisoras para manipular elecciones.

 

En México también vemos televisoras con una evidente agenda política, usan encuestas para marcar tendencias e igualmente vemos su hegemonía en picada.

 

Un factor que nulificó este ataque mediático fue la edad de sus simpatizantes: lo apoya el 84 por ciento de los menores de 30 años y el 58 por ciento con edad entre 30 y 44. Es decir, su ambición por el cambio y su uso de redes sociales posiciona a este segmento joven para jugar un rol clave en las elecciones.

 

El fenómeno de Bernie nos llega como una luz en tiempos oscuros, en los que nuestro Gobierno ya no se complica justificando que "a Chuchita la bolsearon", sino simplemente llega Chuchita y se bolsea sin más castigo.

 

Es claro que una revolución en la estructura de Gobierno tomaría tiempo, pero lo que sí es factible ya es cambiar nuestra mentalidad sobre "cómo se supone" que funcionan las cosas, qué partidos "se supone" deben gobernar.

 

Para esto es necesario que gente joven, ya sea de edad física o flexibilidad mental, quiebren las preconcepciones sobre cómo "debe ser" la política en México.

 

Con Bernie Sanders, las clases media y baja de Estados Unidos están iniciando una revolución política. Y los mexicanos, ¿cuándo nos vamos a decidir?

 

El autor es licenciado en Derecho por la Facultad Libre de Derecho de Monterrey y Consejero de Evolución Mexicana.

 

www.luismarcelo.org

Fuente: www.elnorte.com

Contrapunto Mexicano (202)
José Vargas Gireud
La Cultura General.- II

 

En mi artículo anterior revisamos las problemáticas principales de nuestro tiempo, que son: Las diferencias entre países pobres y ricos que se han hecho más notorias con la globalización; los problemas estructurales del capitalismo liberal y los daños al ecosistema planetario por la desenfrenada explotación de los recursos naturales. Terminamos recomendando, como primer paso hacia el entendimiento y luego la solución de estos problemas, un aumento generalizado de lo que llamamos "cultura general", la cual nos comprometimos a tratar de ver en este artículo de qué se trata.

 

La respuesta es sencilla y de aplicación en todo el mundo, pues básicamente se integra con la misma necesidad insoslayable que tenemos todos los seres humanos, desde que nuestros ancestros ascendieron a la plena conciencia hará unos 70,000 años: Consiste en conocer y dejar asentado, ya sea en mitos primitivos memorizables, en libros sagrados o en tratados científicos la explicación de los fenómenos cósmicos, meteorológicos, biológicos y sociales.

 

En la actualidad ¿En qué debe consistir esta "cultura general"? Pues para entender los primeros tres grupos de fenómenos se requiere un conocimiento lo suficientemente claro para hacerlos entendibles, aunque sin entrar al nivel profesional especializado, de las ciencias que llamamos astronomía, geología, geografía y la evolución biológica de las plantas, los animales y el hombre. Los fenómenos sociales los debemos estudiar más ampliamente, por lo que además de lo que llamamos prehistoria, historia universal e historia patria, debemos estudiar la filosofía, que es el ir hasta el fondo de todas las cosas, conceptos y asuntos y que se puede dividir en la historia misma del pensamiento, por ejemplo la historia de las doctrinas políticas y religiosas, más la lógica y la ética. La necesidad de hacer uso de la lógica es imprescindible, así es que aunque no se estudie su teoría es tan necesario el aplicarla, como lo son las matemáticas y la física.

 

Por lo que se refiere a la ética, que es el estudio de la moral, a veces se confunde con los estudios religiosos, que desde luego la incluyen, pero desde el punto de vista evolutivo podemos decir que la moralidad es la bandera de nuestra especie ante todos los demás animales, porque es lo que nos permitió superarlos desde hace unos dos y medio millones de años, y que desde esos lejanísimos tiempos puede definirse como "aquella disciplina social que mejor asegure la supervivencia del grupo y el desarrollo de sus individuos integrantes". Nacemos ya con ciertas bases mentales de esta normatividad, las cuales deben desarrollarse con la educación familiar, escolar y comunitaria.

 

A partir del ascenso a la plena conciencia de nuestros ancestros y de su simultánea adopción de creencias sobrenaturales para explicarse los fenómenos del mundo y su relación con ellos, la moralidad pasó a formar parte de la religión de cada grupo, y cuando ascendieron a la agricultura y luego a la civilización, sus tradiciones políticas y religiosas se fueron extendiendo a grupos cada vez más grandes, hasta que ahora debemos extender la moralidad a que abarque a toda la humanidad, cosa difícil de lograr, porque el darle esa enorme extensión no es instintiva en nosotros, por lo que en ese cometido tenemos que seguir los dictados de nuestra razón, guiada precisamente por nuestra "cultura general".

 

Así que para entender y luego poder avanzar en resolver los problemas generales de nuestro tiempo, debemos pugnar por generalizar el estudio de la cultura general en todos los niveles escolares y profesionales, pues necesitamos tanto el conocimiento que ello aporta, como la aceptación de la obligación que tenemos de comportarnos moralmente hacia todos nuestros semejantes.

 

Atte.- JVG.- 05-02-16

Índice de Vanidad
por Celina Canales
publicado por El Norte Sabado 6 de Febrero

 

En India, cuando Mayawati fue Jefa de Gobierno del estado Uttar Pradesh, gastó más de 500 millones de dólares de fondos públicos en la construcción de estatuas de ella misma, de sus aliados y de 130 elefantes gigantescos. El símbolo de su partido, Bahujan Samaj, es el elefante.

 

¿Suena ridículo? Así como los residentes de Uttar Pradesh, una de las entidades más pobladas y con mayor pobreza de la India, están forzados a ver todos los días el despilfarro de esos 130 elefantes, en nuestro Estado ahora vamos a estar obligados a llevar en la cartera licencias de conducir moradas con la leyenda "Nuevo León, La Nueva Independencia".

 

También llegarán una vez al mes a nuestros hogares recibos de Agua y Drenaje de Monterrey morados.

 

El Gobernador Jaime Rodríguez utilizó durante su campaña el color morado. Imponer el color y los lemas referentes a su campaña en elementos que nos pertenecen a todos los ciudadanos de Nuevo León es una apropiación injustificada.

 

Sí, un millón de nuevoleoneses lo elegimos, pero eso no le da el derecho de forzar su sello personal en lo que es público.

 

¿Por qué utiliza simbología que lo identifican sólo a él y a su equipo en lugar de emplear aspectos que son intrínsecos de Nuevo León y que nos representen a todos, incluso a aquellos que no lo hayan elegido?

 

Lo único que logra con eso es levantar sospechas de que lo que busca es crear una campaña para la Presidencia en el 2018.

 

Pudo haber puesto el Cerro de la Silla con la frase "Nuevo León, próspero y pujante" y los colores de la bandera de México. O mejor aún, no cambiar el diseño de nada y así ahorrarse dinero y tiempo.

 

Cualquier ahorro, por más pequeño que sea, es bueno en un Estado tan quebrado como el nuestro. El tiempo es oro cuando la tarea es grande y distracciones como logos y diseños con alusión a la persona en el poder son una pérdida de tiempo.

 

Esta semana EL NORTE publicó que el gasto diario en comunicación de "El Bronco" hasta ahora representa sólo el 1 por ciento de lo que gastaba el ex Gobernador Rodrigo Medina cada día. Un cambio drástico y positivo que esperemos libere recursos para inversión en educación, salud, transporte y otros temas más importantes.

 

Sin embargo, eso no quita la importancia de que Rodríguez así como el resto de los políticos tengan presente la advertencia que él mismo pegó sobre la silla del ex Gobernador: "Peligro... No Sentarse. Esta silla enferma de poder y egolatría".

 

Todo indica que hay muchas sillas que enferman, no sólo la de los Gobernadores.

 

Cómo olvidar la tapizada de MA's (el logotipo supuestamente representando a Monterrey, pero escondiendo sus iniciales) que impuso Margarita Arellanes en uniformes, mochilas, parabuses, muros, calcomanías y en medios masivos por toda la Ciudad. Un descarado proselitismo con un fallido intento de engaño.

 

A sólo cuatro semanas de haber tomado sus cargos, varios Alcaldes de la zona metropolitana cambiaron los logos y los personalizaron con los colores de sus partidos.

 

En la palabra "Apodaca" ahora resaltan en rojo las letras "O" y "C", haciendo alusión al Alcalde priista Óscar Cantú.

 

El slogan "Vamos San Nicolás" destaca la "V" del Alcalde panista Víctor Fuentes. Por supuesto que su inicial está en color azul y naranja.

 

En Monterrey, el priista Adrián de la Garza por fin nos liberó de la "M" de Margarita, pero ni un respiro nos dio, porque pronto la cambió por un Cerro de la Silla con una "A" en tono rojo.

 

Mientras tanto, Alcaldes de Santa Catarina, Juárez, García y Escobedo también usan los colores de sus partidos o hacen alusión a sus previas campañas en la imagen de los respectivos municipios que lideran.

 

Ojo, son los municipios que lideran, es decir, que sirven -no que les pertenecen-, como tenemos que estarles recordando.

 

Detengamos el culto a la imagen antes de que los ciudadanos lo comencemos a ver tan habitual, que se convierta en parte esperada de toda transición.

 

Gobernar no se trata de las aspiraciones profesionales de los políticos. Están aquí para crear un mejor lugar para vivir para todos. No para pintar las bancas de los parques rojas, azules o moradas. ¡Y menos con la caja vacía, deudas hasta el tope y un trabajal por delante!

 

Además, están violando la ley. La propaganda de las entidades de la administración pública "deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social", dice el Artículo 134 de la Constitución mexicana.

 

Sería el "último canje en la historia", dijo "El Bronco" de su plan para el replaqueo del padrón vehicular. Aún no sale el diseño de estas placas, pero esperemos que no sean moradas.

 

De lo contrario, podemos casi garantizar que cuando alguien de la Oposición eventualmente llegue a gobernar Nuevo León lo primero que haría sería cambiarlas, prometiéndonos, como siempre, un "único replaqueo".

 

Es momento de que nuestras autoridades eleven el amor a Nuevo León y sus municipios sobre el amor propio. ¿O quizás esto sea mucho pedir?

 

"La vanidad, definitivamente mi pecado favorito", dijo Al Pacino en el papel de John Milton en la película "El Abogado del Diablo".

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.